¿QUÉ SON LAS ASANAS?

En alguna clase de yoga de Blue Bamboo habrás practicado asanas de diversas formas, pero, ¿qué son las asanas? ¡Te lo contamos todo a continuación!

¿Qué son las asanas?

Las asanas pueden asemejarse a las posturas, aunque tiene mucha más profundidad de lo que parece, ya que son posiciones con conciencia

Cuando practicas yoga, realizas diferentes posturas o asanas, pero es con el tiempo y la práctica cuando entiendes que las asanas se realizan de forma consciente y aquí empiezan sus beneficios. En la práctica de yoga lo más importante es entender que el cuerpo y la mente están conectados.

A lo largo de las diferentes prácticas y tipos de yoga que realices descubrirás un sin fin de asanas que te ayudarán a sentirte conectada contigo misma, aprenderás a escuchar a tu propio cuerpo y por supuesto, a fluir. Además, notarás una gran relajación y un sentimiento de plenitud que te fascinará poner en práctica en tu día a día.

Origen de las asanas

La palabra asana viene de la raíz sánscrita que significa ‘sentarse’. Se dice que la primera conocida es la postura Padmasana; esta postura de meditación se realiza sobre la esterilla, sentada con las piernas cruzadas manteniéndote en contemplación. Es una de las posturas más sencillas de realizar, además es perfecta para meditar y enfocarse en una misma.

Vamos a contarte un poco de historia para que entiendas el recorrido hasta la actualidad. Se conocen varias teorías sobre el origen de las asanas…

Se conocen más de un centenar de asanas que poco a poco han evolucionado, muchas de ellas han quedado en desuso y otras se han modificado. Además, con la mezcla de cada escuela y el choque cultural de las propias escuelas se han creado otras más adaptadas a los tiempos que corren y las necesidades de los yoguis.

Tipos de asanas

Según Patanjali, el pensador hindú y autor del Yoga-sutra, las asanas son uno de los ocho pilares de la esencia del Yoga. 

Se pueden encontrar de diferentes formas mientras se está practicando: 

Estas posturas son las más básicas, ya que se realizan de pie, por ejemplo, la postura de la montaña, en la que te encuentras con los dos pies juntos y con los brazos a cada lado. Al realizar este tipo de asanas puedes fortalecer las piernas, espalda y abdomen.

Las asanas en flexión ayudan a trabajar y fortalecer la espalda y abdomen. Existe una diferenciación en este tipo de asana, están las de torsión hacia atrás, como el camello, la esfinge o el puente, y hacia delante como la del niño. Con las torsiones hacia atrás abrimos el pecho y hacia adelante arqueamos columna y creamos espacio entre vértebras.

Las asanas invertidas tienen numerosos beneficios. Para llegar a ellas, se requiere un gran nivel de control de nuestro cuerpo y aplicar la técnica adecuada para ello, sobre todo, para evitar posibles lesiones. Entre ellas, está la muy conocida asana del perro boca abajo.

Este tipo busca mejorar el equilibrio, es por eso que muchas de sus asanas se suelen realizar a un solo pie o con las manos. Entre ellas, están la asana del árbol y la asana del cuervo, en las que se necesita bastante fuerza y coordinación para lograr la estabilidad en la postura.

Este tipo de asanas suelen practicarse al comienzo y al final de cada clase de yoga. Alivian las tensiones en nuestros músculos, facilitan la focalización, ayudan a controlar la respiración. La postura utilizada por la mayoría para la meditación es como la que véis en la imagen, las piernas cruzadas, espalda recta y las manos situadas en posición de rezo.

Estas asanas requieren una torsión en nuestro cuerpo, de forma que fortalece la espalda, hace que nuestro diafragma sea más flexible e, incluso, mejora nuestra forma de respirar. Una asana popular de esta tipología es la del triángulo invertido.

Es por esto que, en clase, se realizan asanas junto a un trabajo de concentración y de respiración. Es en ese momento de equilibrio entre el esfuerzo físico y lo profundo cuando se notan los verdaderos resultados. 

Dos ejemplos de asanas de fuerza son las posturas de Guerrero I y II. Tenemos tres clases de Posturas esenciales donde practicamos estas asanas en concreto.
Además, lee en nuestro blog sobre las principales posturas de yoga y las posturas de yoga fáciles.

POR QUÉ ENTRENAR FUERZA ES IMPORTANTE PARA EL YOGA

Hoy vamos a contarte por qué es importante realizar entrenamientos de fuerza para mejorar en tus prácticas de yoga. Puede parecer que una práctica no tiene nada que ver con la otra, pero mucho más lejos de la realidad. ¡Se complementan a la perfección!

Si todavía no conoces lo que es un entrenamiento de fuerza, no te preocupes, a continuación te vamos a explicar todo lo que necesitas saber. Este tipo de entrenamiento se realiza para fortalecer los músculos y se trata de usar resistencia ya sea a través del propio cuerpo o con objetos como pesas o mancuernas que se puedan levantar o empujar.

Muchas personas consideran el yoga un deporte light, de estiramiento o incluso de meditación.

Poco a poco con nuestras rutinas observaréis cómo realizar este tipo de ejercicios y aprenderéis a combinarlos con las rutinas de yoga. Podéis practicar ambas rutinas el mismo día o en días alternos si aún no te sientes preparada o no tienes tiempo para hacerlas seguidas.

Además, realizar entrenamientos de diferentes deportes favorece la forma física general y el nivel de entrenamiento. También notarás que es más entretenido combinar actividades y encontrarás mucha más motivación para practicar y conseguir una rutina efectiva.

Muchas personas consideran el yoga un deporte light, de estiramiento o incluso de meditación. Estas afirmaciones no son incorrectas, ya que el yoga es una meditación en movimiento. No obstante, se trata de una práctica integral gracias a la cual se pueden tonificar y reafirmar músculos.

Pero para poder avanzar en yoga o profundizar y mejorar en tu práctica, es muy importante trabajar la musculatura. Por ello es muy importante hacer entrenamientos de fuerza. Cuando realizamos este tipo de practica estamos trabajando el equilibrio, la potencia, la resistencia, la armonía menta y física. Todos estos objetivos son compartidos entre estas dos prácticas, yoga y musculatura.

Estas dos prácticas, yoga y musculación, forman un tándem perfecto, y con su combinación notarás mejoras tanto en la práctica de yoga como en tu rutina diaria.

¡Únete a Blue Bamboo y empieza el cambio!

Muchas de las posturas de yoga como la Asana Chaturanga, la más repetida en las clases de yoga, necesita de una correcta postura y transición para no lesionarnos.

Por eso, desde Blue Bamboo queremos ayudaros a realizar rutinas de entrenamiento que os ayuden poco a poco a tonificar, muscular y estar más fuertes y resistentes para mejorar tanto en vuestra práctica de yoga como en vuestro día a día. Lo más importante es conseguir una rutina con la que os sintáis cómodas y os apetezca llevarla a cabo.

Con nuestras clases os proponemos rutinas de entrenamiento cortas, para que podáis combinar con la práctica de yoga y las podáis repetir siempre que queráis. Como ya os hemos comentado, podéis realizar las prácticas el mismo día o hacerlas en días alternos si no os sentís con fuerzas para hacer dos clases seguidas o no tenéis tiempo. Esperamos que con estos entrenamientos podáis hacer rutinas completas que os sirvan como desconexión del caos del día a día así como mejorar vuestra forma física de forma equilibrada y consciente.